Jugamos a ‘Senua’s Saga: Hellblade II’: el videojuego trasciende y se vuelve cine

0
Pese a que en la discusión popular el nombre de ‘Hellblade’ no es muy mencionado, aquellos amantes del gaming y de experiencias que se alejan de la norma guardarán un especial recuerdo a una aventura única en todos los aspectos. Ninja Theory nos presentaba un mundo de miedos, odios y guerras donde los peores demonios estaban dentro de la cabeza de la protagonista, Senua. Una aventura pausada e intimista , muy centrada en la narrativa y poco en el gameplay, lo que conllevó multitud de críticas. Ahora, siete años después, el estudio vuelve a la carga con la continuación del viaje de nuestra guerrera celta por tierras vikingas . Sin entrar en spoilers, la historia comienza poco después del final de la primera entrega, con una Senua que ha aceptado su psicosis, que la provoca una particular manera de ver y oír el mundo. Ahora explora territorio vikingo, en busca de venganza por lo que hicieron a su pueblo. Noticias Relacionadas estandar No Jugamos a ‘Princess Peach: Showtime!’: ideal para los niños Rodrigo Alonso estandar No Jugamos a ‘Tales of Kenzera: ZAU’: EA apuesta por un metroidvaina donde la pérdida y el duelo lo es todo Javier Palomo La aventura, que no se tarda más de siete horas en completar, te lleva de la mano de Senua por una Islandia que a la vez de ser preciosa provoca angustia y miedo . Un mundo, como ya lo era en el primer juego, completamente lineal, con caminos claramente marcados, que tan solo propone salirse de la ruta principal para descubrir unos pocos coleccionables narrativos que destacan por la forma de dar con ellos. No tendría sentido dar más libertad ni ensanchar la propuesta: aquí lo importante es la narrativa, la consecución a buen ritmo de momentos espectaculares, y el asombro visual y sonoro . Incluso por encima de lo que hacemos a los mandos. Es de las pocas veces que hemos sentido que el videojuego trasciende para rozar el cine con la yema de los dedos. Espectáculo audiovisual Gráficamente solo lo define una palabra: brutalidad . Se nota un salto muy grande con respecto a la primera entrega, que ya de por sí era un portento gráfico. Le caracteriza un estilo fotorrealista, con mapas llenos de detalles y personajes muy bien definidos. Recuerda irremediablemente al trabajo que hizo Hideo Kojima en ‘Death Stranding’ , que en ocasiones uno no era capaz de detectar si Norman Reedus era real o estaba generado por CGI. Hay que hacer una especial mención al agua y la iluminación, ambas sobresalientes y que a veces llega a replantearnos si estamos ante un juego o una película rodada con una cámara 4K. Luego hay más detalles, como el vaho que sale de la boca de Senua cuando hace frío, las gotas de lluvia que resbalan por su ropa… o incluso los pelos de la nariz de Senua. En ABC no podemos decir otra cosa, gráficamente este juego está a otro nivel. Atmósfera terrorífica La calidad de su entorno audiovisual ayuda a otro detalle fundamental del título, el terror. ‘Hellblade II’ lleva varios pasos más allá la oscuridad de su predecesor. La angustia, lo desagradable, lo sangriento y lo macabro son una constante en un juego que aboga mucho por lo emocional, y que busca impactar en cada momento al jugador. El apartado sonoro, donde nuevamente el trabajo de las voces que acosan a Senua es espectacular, ayuda a generar una atmósfera que puede llegar a abrumar en ocasiones de lo potente que es. Pero no podemos olvidarnos que, a fin de cuentas, ‘Hellblade II’ es un videojuego y como tal, tiene un apartado mecánico que hay que analizar, y que por desgracia no resalta tanto como en la trama y los gráficos. Puzles soso, combate espectacular   A la hora de la verdad, y en lo que respecta a jugar, ‘Hellblade II’ no destaca, por desgracia. De hecho, hay ocasiones que hubiéramos preferido seguir con la historia antes de enfrentarnos a un enemigo o resolver un puzle, que en este título son tremendamente sosos y repetitivos. Consisten en su mayoría en rompecabezas de encontrar símbolos o colocar orbes en ciertos espacios. No son difíciles -en general no es un juego complicado- pero ralentizan la aventura y en ocasiones parece que están puestos para alargar un poco las horas de juego. En el combate, ocurre un poco más de lo mismo. Pese a la variedad de enemigos, todos los enfrentamientos son coreografiados, por lo que pese a combatir con varios enemigos a la vez, todo parece un baile de uno contra uno. Además de dos tipos de ataque, podemos esquivar y bloquear, además de utilizar ciertos poderes como ralentizar el tiempo para acabar con los oponentes. Pese a que no son un reto, lo destacable de los combates es que ofrecen mucha tensión y espectáculo. ¿Merece la pena? En líneas generales, en ABC hemos disfrutado muchísimo del título. Sin embargo, teniendo en cuenta su corta duración y el precio de salida — sin tener en cuenta a los usuarios de Xbox que por suerte lo tienen en el Gamepass— nos hace pensar dos veces antes de recomendárselo a todo el mundo. Quien busque una historia cruda, narrada de una manera excelente y no le importe que el juego peque en lo que para muchos es fundamental —su gampelay— adelante, el título está hecho para ti. Para el resto de jugadores, solo podemos recomendar que se esperen a una rebaja.