El James Webb fotografía Eärendel, la estrella más lejana observada hasta ahora

0
El pasado 30 de marzo, un equipo internacional de investigadores publicaba en ‘ Nature ‘ el descubrimiento de Eärendel , la estrella individual más lejana jamás detectada, a 12.900 millones de años luz de distancia, es decir, a ‘solo’ unos 900 millones de años luz del Big Bang . El hallazgo, conseguido gracias al Telescopio Espacial Hubble , superó con mucho el récord anterior de 9.000 millones de años luz de la estrella Icaro, también detectada por el Hubble. Y ahora, el pasado 30 de Julio, el Telescopio Espacial James Webb ha vuelto a visitar el rincón de cielo dominado por la constelación de Cetus, donde se localizó la estrella, y ha conseguido una imagen de Eärendel que aporta nuevos e increíbles detalles. A esas distancias tan enormes, por lo general sólo es posible distinguir galaxias enteras, pero una afortunada coincidencia cósmica ha permitido a los dos telescopios, primero al Hubble y después al Webb, captar un astro que, como mucho, pertenece a la segunda generación de estrellas del Universo. Noticias Relacionadas De Galileo al telescopio espacial James Webb: ¿somos capaces de asimilar la infinitud del universo? Francisco Jose Torcal Milla La guerra de las galaxias: ¿cuál es la más lejana? José Manuel Nieves Eärendel , que significa ‘estrella de la mañana’ o ‘luz naciente’, tiene por lo menos 50 masas solares y reside en una primitiva galaxia llamada Sunrise Arc . Durante su larguísimo viaje hasta aquí, la luz de esa galaxia se ha ‘estirado’ hasta formar una larga curva luminosa, una deformación que se debe a la intensa gravedad de un cúmulo de galaxias más cercano a la Tierra, un fenómeno denominado ‘lente gravitacional’. El proceso, con la lejana luz de Sunrise Arc curvándose alrededor del cúmulo galáctico, (denominado WHL0137-08), actúa como una verdadera ‘lupa cósmica’ magnificó la galaxia por un factor de más de 1.000, lo que permitió a los astrónomos del James Webb confirmar que Eärendel es una estrella individual y no un grupo de cientos de ellas. Coe, Welch, Larson et al. En resumen, si los investigadores pudieron ver Eärendel fue porque la estrella está perfectamente alineada con el cúmulo WHL0137-08 para proporcionar el máximo aumento posible. «Se trata de una alineación realmente afortunada -afirma Dan Coe , del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Maryland y miembro del equipo que realizó las nuevas mediciones-. Nadie ha visto nunca una estrella tan magnificada, por no hablar de una galaxia«. La deformación de la luz Debido a que la luz no se transmite de forma instantánea, sino que tarda tiempo en viajar a través del espacio, ahora observamos Eärendel tal y como era unos 900 millones de años después del Big Bang. Incluso es muy posible que la estrella ya no exista en el presente. Se espera que las estrellas en el Universo primitivo, como Eärendel, tengan composiciones químicas diferentes a las estrellas modernas, sin elementos pesados, ya que estos se formaron con el tiempo en los hornos nucleares de las propias estrellas y se esparcieron después por el espacio a causa de la explosión de supernovas. Pero hace 12.900 millones de años no se habían producido aún suficientes supernovas para enriquecer el espacio con los elementos que ahora son tan comunes. MÁS INFORMACIÓN La NASA da luz verde al lanzamiento de la misión Artemis I a partir del 29 de agosto ¿Cómo sobrevive esta bacteria gigante? La próxima ronda de observaciones del JWST para el equipo de Coe, planificada para diciembre, debería ayudar a revelar de qué están hechos Eärendel y el arco del amanecer. «Todos estamos hechos de materia estelar, pero esa materia no existía en el Universo primitivo -dice Coe-. Esta es una rara oportunidad de ver si los elementos pesados ya estaban allí, en esta estrella, hace casi 13.000 millones de años«.