Científicos que investigan el cáncer denuncian un recorte en ciencia encubierto por el Gobierno

0
La Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica) denunció este lunes que la Agencia Estatal de Investigación (AEI) eliminará cinco meses de financiación a los científicos españoles en 2020, lo que paralizará proyectos, pérdida de contratos y un serio quebranto a la competitividad de estos profesionales en el contexto internacional.

Ante esta situación, Aseica ha pedido a la AEI, uno de los principales organismos encargados de la financiación pública en España, la modificación del calendario de convocatorias de proyectos de investigación anunciado este año.

Desde Aseica afirmaron que «la no corrección de dicho calendario va a acarrear consecuencias graves a todos los grupos de investigación que han solicitado los proyectos de investigación del Plan Nacional en este último semestre del año, así como a los grupos de investigación que soliciten sus proyectos los siguientes años».

Equivalente a un recorte de un 14%
Esto se debe a que se retrasará el periodo de comienzo de dichos proyectos desde el 1 de enero habitual a junio de 2020. «Dado que la AEI no ha contemplado financiación puente para cubrir este desfase, ello significa que los grupos de investigación que han optado a estas ayudas estarán sin financiación un mínimo de cinco meses.

Esto equivale a un recorte efectivo de la financiación de los proyectos de un 14%. Dado que la financiación actual de proyectos de investigación está a niveles de hace 15 años, esto supondrá una merma muy importante de recursos para todos los grupos de investigación. Esto es, un tercio del total de investigadores que se benefician en el país de estas ayudas».

Además, este desfase se acentuará todavía más en el año 2021, puesto que en este caso el calendario de la AEI contempla retrasar sin financiación puente el comienzo de los proyectos de dicha convocatoria ocho meses, lo que supondrá una disminución de un 22,2% del presupuesto previsto para los proyectos que sean adjudicados. En este caso, se prevé que 1/3 adicional del total de investigadores que se benefician en el país de estas ayudas esté afectado por esta medida, según puntualizaron desde esta asociación.

Otro daño en un sistema ya deteriorado
Aunque no entra en el tiempo previsto por el calendario publicado por la AEI, se prevé que este desfase también afectará a los grupos de investigación que opten a la convocatoria del año 2021, lo que elevará el efecto negativo del mismo al 100% de los grupos de investigación que estén asociados a este tipo de proyectos de I+D+i.

El presidente de Aseica, el doctor Xosé Bustelo, destacó que «estos desfases presupuestarios, que se tienen que sumar al deterioro económico de la financiación de los proyectos por culpa de los recortes de estos últimos años, va a afectar la competividad de los grupos afectados y, desde luego, la ejecución efectiva de las líneas de investigación previstas en los proyectos actualmente en evaluación».

Desde Aseica se le propuso a la AEI medidas paliativas dirigidas a evitar los efectos perniciosos del calendario sobre los grupos de investigación españoles. Entre estas se encontraban la adopción del calendario de forma progresiva para evitar periodos tan grandes sin financiación de los grupos, la adopción de financiación puente para cubrir dichos periodos y otras varias. Pese a que esto fue una demanda general de las sociedades científicas, la AEI se ha negado a poner en marcha cualquiera de estas medidas. Según el doctor Bustelo, «todo es imposible por parte de la AEI menos lo más obvio: cargar siempre sobre los hombros de los investigadores cualquier tipo de medida o recorte que se haga».

El presidente de Aseica también indicó que «no se entiende para nada esta política cuando, por ejemplo, otras agencias financiadoras del propio Ministerio de Ciencia, como es el Instituto de Salud Carlos III, han conseguido adoptar calendarios de convocatorias de proyectos que se cumplen cada año sin retrasos y sin haber creado este problema de desajuste presupuestario».

El objetivo oculto: ahorrar dinero
Es por ello que «creemos que la cerrazón de la AEI ante un problema tan acuciante y obvio como éste refleja simplemente otro objetivo oculto e inconfesable: el ahorro de una suma considerable de dinero que no va a ser destinado a investigación. Estaría bien, que, al menos, nos tratasen como adultos y no nos vendiesen gato por liebre».

Este desfase tendrá efectos graves sobre los grupos afectados y, sobre todo, sobre los dirigidos por investigadores jóvenes que, generalmente, no tienen otros proyectos para cubrir esos «descubiertos».

Esa falta de continuidad conllevará pérdida de contratos y, desde luego, una pérdida de competitividad muy significativa de todos investigadores afectados por esta medida. «A veces nos quejamos de falta de presupuestos y de falta de estabilidad política como causa de muchos de los problemas de nuestro sistema de I+D+i, lo que desde luego es cierto en muchos casos. Lamentablemente, la medida que denunciamos en esta ocasión no tiene nada de que ver con eso y, lo que más duele, ha sido diseñada por una Agencia que todos los investigadores hemos defendido con uñas y dientes hasta ahora», puntualizó el doctor Bustelo.