El crimen que ha desatado la xenofobia en Italia: dos estadounidenses matan a un policía

0
Dos jóvenes turistas americanos han sido detenidos por la muerte de un carabinero en el centro de Roma, que provocó incomodidad en Italia tras un estallido de comentarios xenófobos.

El agente fallecido, Mario Rega Cerciello, tenía 35 años de edad y fue asesinado después de recibir ocho puñaladas por un joven al que llamó para un robo de bolsas en la noche de jueves a viernes en un barrio acogedor cerca del Vaticano.

Matteo Salvini, ministro del Interior y hombre fuerte del gobierno, prometió que los sospechosos, filmados por cámaras de vigilancia, serían arrestados rápidamente. «Aparentemente, no son italianos, ¡qué sorpresa!», Agregó, alegando «trabajos forzados para toda la vida» para «estos bastardos».

Los medios italianos describieron a los sospechosos como magrebíes, por lo que parte de la clase política y los internautas se expresaron en la misma línea que Salvini, desatando una ola de comentarios racistas y xenófobos. «Italia no puede ser el punto de aterrizaje de tantas bestias salvajes», insistió Giorgia Meloni, líder de la extrema derecha Fratelli d’Italia.

Sin embargo, los Carabineri emitieron un comunicado el sábado por la mañana en el que se anunció que los autores del crimen eran dos estadounidenses de 19 años que se estaban preparando para regresar a a su país esa misma noche. Los jóvenes fueron detenidos en la habitación de su hotel de cuatro estrellas, donde habían escondido el arma del crimen –un cuchillo de grandes dimensiones– en el falso techo.

Según ellos mismos confesaron la noche del viernes, acudieron a ver a un camello para comprar cocaína. Sin embargo, el traficante en su lugar les vendió polvo de aspirina. Al darse cuenta, volvieron a por él y le robaron la bolsa, pidiéndole cien euros y un gramo de coca si la quería de vuelta. Fue entonces cuando la víctima del robo llamó a la policía. Cuando los Carabineri acudieron, intentaron detener a los estadounidenses y uno de ellos apuñaló de muerte al agente, hiriendo también a su compañero.

El agente será enterrado el próximo lunes en su ciudad natal, a los pies del Vesuvio, en presencia de numerosos representantes del Estado.